gastonpedro

gastonpedro 17 de Octubre de 2017

Jóvenes, hagan política

“Jóvenes, hagan política, porque si no lo hacen, alguien la hará por ustedes… y probablemente, encontra de ustedes”. Esta frase no es mia, es de José Ortega y Gasset, pero me tomo el atrevimiento de hacerla mía y de volver a decirles a los jóvenes con mucho ímpetu: jóvenes, HAGAMOS política. 


Pero ¿porqué? Veo a la Argentina inmersa en una miopía de futuro. Lo veo en todos los ámbitos. A solo modo de ejemplo, podemos citar a la Selección de Argentina de Fútbol. Como bien dijo en una nota Sebastián Fest: “teníamos unas selecciones juveniles que maravillaban a nivel mundial por sus resultados, su juego y su comportamiento, pero las destruimos”, y hoy teniendo todo para brillar y ser los mejores, clasificamos a Rusia 2018 después de un largo sufrimiento. 


¿No creemos que nuestro país también tiene todo para brillar? ¿Como pasamos a ser el granero del mundo a mendigar por el mundo? Como diría Cacho Castaña, la Argentina tiene la nostalgia de aquellos amantes que nunca se olvidan.


  Así como el Seleccionado mayor necesita de sus juveniles, la Argentina necesita de sus hijos. Un país que no genere nuevos dirigentes, no tendrá nuevas políticas, y se verá inmerso en ciclos viciosos.


Los jóvenes debemos renovar la vida política. Debemos formar una nueva clase dirigencial. Es necesario que nos concentremos en lo que realmente es necesario resolver, como es la pobreza, la inclusión social, la educación, la droga, la violencia. Pero por sobre todo debemos aprender a  dejar atrás los fantasmas del pasado.  Nuevos dirigentes que puedan romper con esta miopía, volverse en verdaderos estadistas que puedan pensar a largo plazo, sin caer en políticas marketineras que solo sirven para la foto pero no resuelven cuestiones de fondo.


Platón planteaba como sistema de gobierno ideal la “sofocracia”, el gobierno de los sabios.  En palabras del ateniense “hasta que los filósofos gobiernen como reyes o, aquellos que ahora son llamados reyes y los dirigentes o líderes, puedan filosofar debidamente, hasta tanto el poder político y el filosófico concuerden, las ciudades no tendrán paz”.


O como decían Aristóteles y Santo Tomás de Aquino, que gobierne el mejor de los mejores. Monarquía y Aristocracia. 


Pero Platón entendía que no siempre los filósofos se convertirían en políticos, entonces habría que convertir a los políticos en filósofos, y para esto se debía formar una escuela de dirigentes. Hoy, a más de 2300 años de su nacimiento, las palabras de este discípulo de Sócrates, el mismo Sócrates que fue acusado de revoltoso por hacer que los jóvenes piensen por su cuenta, cobran vital relevancia. 


Aristóteles pensaba más o menos parecido. Había que involucrar a los jóvenes, pero no hablándoles de política. A los jóvenes había que hablarle de esas cosas que apasionan a la política, como son la educación, el desarrollo, el bienestar, y ahí los jóvenes se iban a involucrar en política, y se iban a volver apasionados.


Cacho Castaña sigue su canción prometiendo que pronto seremos mejores que antes, que juntos podremos salir adelante. Y yo pienso como él. Si los jóvenes nos formamos y nos involucramos, juntos las cosas van a mejorar. 


¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...