gastonpedro

gastonpedro 20 de Febrero de 2018

Sobre el Aborto

"Todo lo que no se legisla explícita y taxativamente en favor del más débil queda implícitamente legislado en favor del más fuerte. No es el poderoso el que necesita el amparo legal. El tiene su propia ley, que es su propia fuerza" es la frase que escogió la Diputada Nacional Mayra Mendoza para justificar el aborto, suponiendo en este caso que la más débil es la mujer, y el más fuerte es el hombre. 

La frase de Raúl Scalabrini Ortiz, el prócer citado por Mendoza, es cierta. Es el débil quien necesita de la protección. El problema está en la identificación del sujeto ¿quien es el débil en el aborto? La mujer, por su puesto, pero nos olvidamos del niño por nacer. Hay dos sujetos débiles, o por lo pronto en desventaja. Me cuesta imaginarme un sujeto más débil que un niño en el seno de su madre. Pero también está la fragilidad de la madre, que por un estado ausente, tiene que recurrir a esto.

Igualmente, como también dice Scalabrini Ortiz, la mujer tiene “su propia ley, que es su propia fuerza”, esa fuerza que la impulsó a pelear por sus derechos y por la igualdad en una sociedad marcadamente machista. Que en siglo XXI discutamos la igualdad de género es una locura, es algo que se tendría que dar por sentado, pero ¿qué fuerza tiene el no nacido?

Mendoza en su nota de Infobae habla de “debatir sin anteojeras ideológicas”. Gran verdad, pero desgraciadamente, cierto sector de la lucha por la igualdad, en la vorágine de su lucha se confundió. Sin miedo de cómo me puedan llegar a tildar lo digo sin tapujos: la mujer se equivoca cuando dice que el aborto hace a la igualdad de género

Romina Del Pla dice públicamente lo que quizás muchas otras también sostienen: en lo que hace a decidir sobre su propio cuerpo, la mujer mantiene un estatus jurídico subordinado. Error. La mujer es libre de hacer lo que ella quiera con su cuerpo, no hay ninguna subordinación jurídica. 

Lo que sí hay es una tergiversación de la realidad. La vida que crece en el cuerpo de una mujer es un cuerpo separado, que depende de la mujer, pero no es de la mujer, es de la persona que pelea por hacerse un lugar en el mundo. Acá vemos nuevamente las anteojeras de Mayra Mendoza, la búsqueda de victimización constante de un grupo reducido.

Anteojeras como las que usa Del Pla al afirmar que la razón por la cual la ley del aborto perdió estado parlamentario 7 veces en los últimos 11 años es porque decidimos “sacrificar nuestros derechos en el altar de los compromisos con el Vaticano”. Quizás el estar a favor de la vida va más allá de la religión ¿no? 

Con quien más coincido es con Lorena Matzen, que en su nota de Infobae dice que es necesario dejar de mirar hacia el costado y pasar a la acción. Tanto Matzen, como Del Pla y Mendoza tienen su opiniones, con las cuales podemos coincidir o no, pero parecieran no tener los hechos. 

Elard Koch, epidemiólogo chileno, afirma que la cifra de 500.000 abortos por año en la Argentina no tiene sustento real. No hay en él país un trabajo de investigación que afirme el número de 500 mil abortos por año, y mucho menos cuántas mujeres murieron a causa de esos abortos. Lo único que tenemos es la opinión de un grupo de presión, grupo al que pertenecen Matzen, Del Pla y Mendoza.

Koch, también sostiene que la baja de tasa de mortalidad en américa latina, se debió a la educación, al control prenatal y otros factores socio-sanitarios, por lo que afirma que los cambios legislativos no tienen ningún efecto en la tasa de mortalidad materna desde el punto de vista de la evidencia científica. Y pone de ejemplo el caso de Chile, donde no solo está prohibido el aborto (salvo por tres causales muy específicas), sino que además bajó la tasa de mortalidad materna exponencialmente.

Coincido con Lorena, se debe pasar a la acción. Y no solo no debemos mirar al costado, tampoco mirar de costado, sino de frente a la realidad que representa el país. Estas tres mujeres son diputadas nacionales y ¿quieren aprobar una ley en base a qué?

Hoy se ven solo dos soluciones faciles: dejar todo como está o ceder ante las presiones y legalizar el aborto. Lo difícil es buscar opciones a esas dos salidas.

Lastima que sería poco marketinera, pero podriamos organizar una movilización como la del lunes 19 para pedir un sistema de adopciones más ágil. Para pedir que el Estado nacional, provincial y municipal adopten políticas que consistan en acompañar a la madre. Que las acompañe durante la gestión, cubriendo todas sus necesidades y garantizar un parto seguro, donde tanto la madre como el hijo estén a salvo.

Paralelamente, podríamos organizar un “tuitazo”, como el que se armó para La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, pero pidiendo para que todos los recién nacidos, en lugar de terminar en la basura como proponen algunos o de quedarse a vivir en orfanatos (u hogares), puedan ser adoptados por tantas parejas que no pueden concebir y que se mueren por ser padres y darles amor a esos chicos. Como tuvo la suerte Jorge Rial, y que hoy inexplicablemente prefiere que la gente mate a sus hijos en lugar en darlos en adopción. 

Y si, hablo de matar, por que hay algo comprobado, y que no reposa en meras opiniones sin sustento, hay vida humana desde el momento de la fecundación, y ya a partir de la segunda semana el embrión se comporta como una entidad autónoma. No podemos seguir manipulando a la gente, seguir mintiendo con cuando se es persona y cuando no.

La mejor manera de empoderar a la mujer, de salvarle la vida, es darle educación, y no solo sexual, hay que derrumbar viejos argumentos cuyo único fin es justificar la “interrupción voluntaria del embarazo”. 

Es necesario también, que se deje de usar este tema para hacer propaganda. A las tres diputadas ya nombradas, hay que agregar una cuarta. Que aclaremos, no es diputada. Su propio partido no le permitió asumir su banca por tener causas de violencia infantil. Hablo de Joanna Picetti, quien coincidentemente hace una semana salio en los diarios pidiendo que la dejen jurar y ocupar su banca. Hoy, muy oportunamente, se declara partidaria del aborto. Lean su nota también en Infobae, pauperrima justificación de sus dichos. Estas actitudes tampoco hacen a una discusión seria y sana.

El 8 de marzo va a ser el Paro Internacional de Mujeres, y este va a ser uno de los grandes temas que se van a reclamar. Acá no hay grises. Simplemente se debe estar a favor de la vida.


¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...